Los hombres y su imagen


Y a petición de muchas y muchos de mis lectores, a partir de hoy voy a empezar a hablar también de asesoría para hombres. Se que muchos de ustedes consideran que la asesoría para hombres no es necesaria porque “los hombres se ponen lo primero que ven y punto”. Pero entonces déjenme preguntarles algo … ¿porque cuando van de compras la ropa la elige su novias o sus hermanas? A mi me ha pasado muchas veces el ir de ayudante con mis amigos para sus compras, desde unos simples jeans hasta algo más complicado.

Al final, si bien ustedes, caballeros, no tienen tantas áreas de cuidado como la mujer, también deben cuidar su imagen por las siguientes razones, que no los hacen tan diferentes de nosotras:

1. Constantemente están dando una primera imagen. Y creo que esto en el ámbito laboral se aplica todo el tiempo, ya que cada vez que te reúnes con un nuevo cliente, proveedor, socio, jefe, cualquier persona que no te conozca, ahí estás dejando una huella de tu personalidad y creo que tu objetivo es que se lleven la mejor impresión de tu persona, ¿o no? Hay un dicho popular que dice “Treinta segundo son suficientes para provocar una primera impresión” y yo diría que … luego tienes toda una vida para tratar de corregirla … y es que una vez que la gente se crea el imaginario de ti, si no haces un cambio radical será muy difícil que vean otra cosa. Por eso, es muy importante que tu imagen proyecte la imagen que deseas de acuerdo a tu personalidad y tu estilo de vida.

2. Diferentes vestimentas se requieren para diferentes eventos. Si bien nosotras las mujeres nos preparamos más para una boda, o para una fiesta especial, ustedes también deberían de tener el mismo cuidado para que la imagen que proyecten en cada ocasión vaya acorde. Además ustedes tienen un elemento maravilloso que nosotras no tenemos … el traje. Para mi es uno de los inventos más inteligentes ya que les facilita la vida totalmente. Si tienen un traje que les calce a la perfección, bueno un par de trajes (luego les contaré cuales) pueden adaptarlos para las diferentes ocasiones jugando solamente con la camisa y la corbata. Créanme que no existe nada igual para nosotras, ojala pudiéramos adaptar tan fácil un vestido de noche para diferentes eventos … ustedes tienen esa herramienta, así que saber usarla es ¡VITAL! ¡No hay excusas!.

3. Carecen de maquillaje. Si, por raro que les parezca este punto, es una desventaja para ustedes el no poder maquillarte para mejorar las pequeñas imperfecciones, para cambiar de look (día y noche) o simplemente para tapar esas ojeras con las que amaneciste. Entonces, ya que ustedes (en general) no se maquillan, ¿qué les queda? La respuesta es: ser limpio, tener un buen corte de pelo, un estilo definido y mucha actitud. Obviamente hay cremas y trucos que se pueden utilizar pero estoy hablando para la generalidad de ustedes que considera que “los hombres no usan cremas” (claro como si ustedes no tuvieran piel reseca, ¿serán de plástico? Je je). Y bueno, todo lo anterior se logra cuidando tu imagen para que siempre, no importando la ocasión proyectes tu personalidad y tu estilo.

Si aún estas razones no son suficientes para convencerlos de que cuidar su imagen es necesario, voy a intentar hacerlo poco a poco a través de mis publicaciones hasta que lo logre.

El día de hoy les voy a hablar de la vestimenta “comodín” que les va a ayudar a no pensar mucho a la hora de vestirse: el traje.

Lo primero que debes hacer es comprarte al menos un par de trajes, uno obscuro (azul, negro o gris obscuro) y otro más claro que puede ser gris o café (aunque a mi el café no me mata, solo en lino). Cuando vayas a elegir un traje tienes que fijarte que el corte te favorezca y te quede perfecto (sino llama al sastre), que la tela sea de calidad para que caiga en tu cuerpo correctamente y ten cuidado también con la elección del color para que resalte tu cara en vez de opacarla (aunque siempre las corbatas ayudan a mejorar este punto).

 

Un punto importante en el saco son los botones, la duda siempre está en como abotonarlos y cuando. La regla es así: si tienes un botón lo puedes abotonar siempre, si tienes dos, solo el de arriba nunca el de abajo, si tienes tres, siempre el de en medio, a veces el de arriba y nunca el de abajo. Normalmente usa el traje abotonado, cuando te sientes desabróchalo y vuelve a cerrarlo cuando te levantes. Nunca te pongas el traje del pantalón sin saco, el traje es para usarlo siempre completo, y está de más decirlo, pero siempre usa cinturón en el pantalón.

Otro detalle muy importante son los calcetines, estos deben combinar con el pantalón no con los zapatos y siempre el cinturón debe combinar con los zapatos.

Espero estos consejos te sean útiles y poco a poco te iré dando más consejos para que logres la imagen que deseas. También recuerda que si quieres que analice tu imagen y te aconseje de manera personalizada como mejorarla, puedes comprar la Asesoría de Imagen Online solo sigue el link a la derecha del blog.

Déjame saber tus opiniones.

¡Hasta la próxima!

Fabiola


Tu look profesional


Muchas veces la gente me pregunta ¿cómo logro un look profesional? pregunta a la cual contesto generalmente … depende …

Y es que depende de muchas cosas, empecemos con dos básicas: tu profesión y tu personalidad. En base a eso es que puedes lograr tener un look profesional, porque definitivamente no es lo mismo el look de un abogado, que de un diseñador gráfico o el de un gerente de operaciones en una fábrica.

Entonces volvemos a la pregunta ¿cómo hago para tener un look profesional?

Primero les voy a contar una historia que me paso durante el tiempo que estuve trabajando en una multinacional en el área de Marketing. Resulta que dentro de las personas que me reportaban estaba una chava muy buena para su trabajo, con un potencial muy grande pero con un defecto … había entrado muy joven a la empresa y si bien había ido creciendo en responsabilidades, ella en su cabeza se seguía sintiendo la “chiquita del equipo”.

La chava era una persona muy buena para su trabajo y habíamos hecho un muy buen equipo, pero los demás del grupo y las otras áreas la seguían viendo muy “júnior” y muchas veces no la tomaban en serio.
Al final del año, tuvimos la evaluación de desempeño y aproveche para decirle que su actitud y su look, eran la causa de su problema y que tenía que cambiarlo, ya no se podía vestir como si fuera a la universidad y mucho menos seguir ella misma creyendo que era la “chiquita” del área. Tuvimos una larga plática y al final ella se comprometió a realizar un cambio en su apariencia y un cambio radical en su actitud, porque ella misma estaba harta de que la gente no la tomara en serio.

Al día siguiente, si … no en unas semanas … tan sólo al día siguiente, apareció en la oficina una persona totalmente diferente, había cambiado su forma de vestir a un look mucho más formal, más profesional, y ojo que no había perdido su estilo, seguía siendo la misma persona, pero finalmente se había tomado en serio el rol que le tocaba desempeñar en su trabajo.
Y bueno, no me lo van a creer, pero en una cuantas semanas la gente la empezó a tratar distinto, adquirió autoridad, le empezaron a hacer caso cuando pedía las cosas y se volvió alguien con voz y voto dentro del área.

La moraleja del cuento: tu eres lo que proyectas y proyectas lo que eres. Tiene que existir una coherencia entre la imagen que deseas proyectar y tu actitud ante los demás para lograr que la gente realmente crea que rol que estas desempeñando. (Y en realidad no solo en lo profesional sino también en lo personal!)

Lo ideal es que en todo este proceso de adaptación profesional no pierdas tu personalidad, sin embargo, no todo el mundo lo logra y no a todo el mundo lo aceptan tal cual es. En el mundo de abogados el look es muy estricto, debes de vestirte y comportarte de cierta forma para, digamos, entrar al círculo. Lo mismo en el mundo de creativos de las agencias de publicidad ¿alguna vez has visto como se visten? A mi me encantan, son justamente muy creativos y reflejan en su vestimenta su tipo de trabajo.

A continuación unos tips para lograr el look profesional que deseas:

• Analiza el ambiente laboral en el que te vas a desempeñar para que tengas claro las expectativas tanto de tus colaboradores como de tus clientes. ¿como esperas que este vestido tu doctor? ¿tu abogado? ¿tu niñera?
• Adapta tu estilo personal a tu rol profesional para que no te vuelvas un disfraz en tu trabajo, trata de siempre agregar tu estilo en todo lo que te pongas … siempre se puede créeme!

• Evita los escotes, la ropa muy ajustada, las faldas muy cortas y las prendas muy llamativas, no importa la profesión que tengas, eso déjalo para el fin de semana en el ámbito laboral distraen la atención y no contribuyen con un look profesional, a menos que salgas en un show de TV!! ☺

• Si no encuentras como reflejar tu personalidad a través de la ropa, utiliza los accesorios y los zapatos para hacerlo, eso habla mucho más de tu estilo que la ropa en sí misma.
• Si tienes algún día o todos de “business casual” evita ir como si estuvieras un sábado en tu casa viendo la tele. Si bien lo que se define como “casual” es muy relativo ya que depende de tu profesión, lo mejor es que siempre pienses que estas trabajando y que estas representando un rol profesional para no caer en lo muy informal.

• Y por último, por obvio que parezca, siempre cuida tu limpieza personal y el peinado. Dos elementos simples pero que siempre contribuyen a mejorar tu imagen.

Hasta la próxima!!

Fabiola

Las fotos incluidas son de Banana Republic, JCrew y Mango.



Partly powered by CleverPlugins.com