¿Por la gente se divorcia?


La ultima semana estuve un poco ausente, pero ahora estoy de vuelta y  hoy les vamos a hablar un poco de algo que no es relacionado con la moda pero que tiene que ver mucho con nuestra realidad actual, ya saben de ves en cuando me gusta filosofar.

El otro día fui a cenar con un amigo que hacía años que no veía y me contó, entre muchas otras cosas, que se esta divorciando. La verdad no me sorprendió mucho, porque la verdad desde hace algún tiempo este tipo de noticia me llega bastante seguido. Y es aún más común cuando llevan muchos años de casados.

En base a las reacciones de muchos de mis amigos y de ver como toman decisiones respecto a sus vidas tanto amorosas como personales, he desarrollado una teoría que explica (al menos para mí) un poco la razón de porque tanto divorcio de gente de mi generación.

Para mi existen actualmente tres grupos de gente dentro de los que tenemos de 33 a 45 años, generación que se ha visto afectada por todos los cambios que han sucedido tanto en el ámbito tecnológico, social y sobre todo el moral.

En estos últimos años, pasamos de tener una moral muy parecida a la de nuestros padres, a una moral en la que se acepta todo o casi todo y nadie lo ve mal. Ya no es necesario ir a misa ni ser virgen para ser considerada una “señorita decente” y estar “apta para casarte”.
Si decidiste ser gay, hoy puedes gritarlo a los cuatro vientos y hasta escribir un libro al respecto (ya ven a Ricky Martín) y nadie te va a sensurar como se hacía en la época de nuestros padres. También ahora esta buenísimo casarte después de los 30 y no tener hijos hasta que tu, como persona, te hayas desarrollado plenamente, por eso la frase de “los 40’s son los nuevos 30’s”.
En cuanto al matrimonio, también hubo una revolución muy grande, hoy esta perfectamente bien visto si te vas a vivir con tu novio y luego te casas, es más ya nadie “se comió el pastel antes de la fiesta”, ¡eso ya no existe! Ahora es super normal tener hijos sin estar casada, nadie se cae de la silla y ya no se esconden a las pobres chavas que “metían la pata” como se dice en mi país (quedar embarazadas). También en estos años, la gente dejo de ver mal a quién salía mucho o se divertía porque TODOS lo empezaron a hacer.
Y bueno que decir de la tecnología, cuando yo nací todavía había en mi casa una TV blanco y negro, había tocadiscos, caseteras, apenas se iniciaba la videocasetera VHS, y mi papá nos compro una Apple IIe que era una computadora super moderna. De esa prehistoria, de pronto pasamos al celular, el IPOD, el Facebook, el Twitter, Internet, Laptops, etc, etc, etc …

¿A sido toda una revolución no? (yo no quiero pensar como se ha tenido que adaptar mi papá que tiene 87 años, lo que no ha visto a lo largo de su vida!)

Pero bueno, volvamos al punto en el que se basa mi teoría … ¿por qué se está divorciando tanta gente de nuestra generación? (yo tengo 39 años por cierto).

Yo divido a la gente en tres grupos:

El primer grupo es el que sigue feliz con las reglas pasadas, lo que yo le llamo “by the book”, o sea, siguen las reglas sociales tal cual se han seguido siempre. Están actualizados en cuanto a tecnología y los cambios en general pero … les cuesta tener la mente muy abierta. No entienden por que hay gays, ni porque de pronto la gente se va a vivir sola o se “arrejunta” con su novio sin casarse. Todo lo que es conservador les cuadra per-fec-to. Pero … ¿qué creen? ¡Son FELICES! No es fingida su moralidad ni su manera de ser, es 100% sincera y de verdad no me los imagino viviendo de otro modo. Ellos normalmente a estas alturas tienen hijos, se casaron jóvenes (onda 25 años) y no les pasa por la cabeza separarse, aunque les entren las dudas las cosas son así, ¡¡¡el matrimonio es uno solo!!!. En cuanto al ámbito profesiona,l muy probablemente en el matrimonio el hombre se ha desarrollado plenamente y la mujer depende económicamente de él ya que se ha dedicado a los hijos. Tienen buenos acuerdos en cuanto a los gastos ya que buscan generalmente llegar a acuerdos convenientes para ambas partes. Y en su mayoría son solventes económicamente, en general todos viven bien.

El segundo grupo es el extremo opuesto (aquí caigo yo). Para este grupo el “by the book” lo dejaron hace años, de echo … ¿cuál libro de reglas? Crecieron con eso, pero a una determinada edad lo dejaron de lado y empezaron a experimentar y a poner sus propias reglas. Los que están en este grupo, muy probablemente siguen solteros, nunca se casaron, no tuvieron hijos y ¡son muy FELICES! (si tan felices como el primer grupo). Son 100% sinceros con su manera de ser y no se agobian por “quedarse solteros”, ellos están solteros porque quieren no porque se “quedaron” como solía decirse anteriormente. Aquí ya no existen los “solterones” sino los solteros. Este grupo es gay-friendly, y no tienen problemas con la moralidad de nadie, cada quién su vida. Este grupo no esta negado al matrimonio, se quiere casar o al menos vivir en pareja, pero eso será cuando este listo y con la persona correcta, ya que lo que busca es compartir su vida. No dependen de nadie ya que han desarrollado su vida profesional plenamente y por lo tanto llevan años viviendo solos y siendo autosuficientes.

Ahora el tercer grupo es el que vive el conflicto y donde caen todos o casi todos mis amigos que se divorciaron, se están separando o tienen algún conflicto existencial al respecto. Voy a ponerlo de manera sencilla: este grupo creyó a los 25 años que pertenecía al primer grupo y a los 35 (o más grande) se dio cuenta de que lo que quiere realmente es vivir como el segundo grupo. ¡¡¡¡CHAN, CHAN!!!!
El problema generalmente es que en su mayoría tienen esposa u esposo, hijos, casa, hipotecas, coches, negocios y una maraña interminable de años de matrimonio que no es tan fácil de desarmar. Imagínense lo que es despertar un día y querer ser, por decirlo de una manera, “libre”, pero no me refiero a la libertad solo física de poder irte a donde quieras sin compromisos, sino libre de mente. De pronto se despertó en estas personas el deseo de experimentar lo que es vivir sólo (en su mayoría nunca lo hicieron ya que se casaron muy chicos), tener su propio negocio, poder manejar su dinero sin repartirlo con nadie, salir con quién se le antoje sin compromisos, sin críticas, sin responsabilidades. Les entro el gusano de experimentar, de volar y no agobiarse.

WOW! Vaya conflicto no? Y bueno lo primero que se les ocurre hacer a quienes caen en ese grupo es la obvia … ¡¡¡divorciarse!!! Hay algunos que lo logran, otros que … les sale muy caro!!! Jaja … vaya dilema no?

¿Cómo ven mis teorías? ¿Les hacen sentido? ¿En que grupo caen ustedes?

En fin, sea el grupo que sea el tuyo, yo siempre he dicho que “bendita diversidad” , gracias a Dios todos somos diferentes y mientras seamos felices … que más da lo demás! ¿No crees?

Les prometo la siguiente semana más moda y ¡menos filosofía!

¡Hasta la próxima!

Fabiola


Partly powered by CleverPlugins.com