Business Casual para hombres


En el mundo actual, las empresas cada vez están más flexibles en cuanto a la vestimenta y ya no es necesario que los hombres tengan que ir de traje a la oficina (a menos de que seas abogado). En la mayoría de los puestos se ha instaurado lo que se llama “Business Casual” que básicamente es permitirles dejar la corbata en casa. Sin embargo, a veces no queda muy claro como es esto de ir casual sin caer en un look demasiado informal.

Aquí algunos tips que debes considerar:

1. Recuerda que lo que te pongas reflejará la imagen profesional que quieres transmitir. No es lo mismo un look casual de oficina que un look casual para salir con amigos. Si bien ya te deshiciste de la corbata, tu vestimenta debe ser tan cuidadosamente elegida como si fuera un traje ya que en un ambiente laboral lo que te interesa proyectar es seguridad, autoridad y buen gusto. Conozco muchas personas que prefieren usar traje a la ropa business casual ya que, dicho por ellos, es infinitamente más fácil combinar un traje que algo más casual ya que tienes que considerar combinaciones, variedad y comodidad. Yo no estoy muy de acuerdo porque creo que tienes mucha más variedad sin usar traje pero bueno, cuestión de gustos.

2. Lo ideal es que las camisas que utilices sean siempre de manga larga, aunque el calor sea mucho, la imagen que proyectas con una camisa de manga larga siempre es más formal. El cuello de la camisa debe ser un poco más formal que una camisa con la que sales en la noche, pero la variedad es infinita, no te limites a la camisa blanca y azul. Evita en todos los casos, utilizar camisas de traje, recuerda que business casual no quiere decir llevar el pantalón y la camisa del traje sin saco y sin la corbata. Eso es totalmente equivocado y además cero estilo. Evita el uso de playeras y camisetas tipo polo.

3. Los pantalones que debes utilizar son de preferencia de corte recto y sin pinzas en el frente Evita el típico pantalón khaki o chino con pinzas en el frente, es anticuado y mucho más informal. Si tu empresa te permite llevar jeans (eso depende de sus políticas) lo ideal es un corte recto, simple y oscuro (de un solo color), evita los jeans decolorados, anchos o con roturas.

4. En general lo que te va a dar el look ideal será el uso de un blazer, además de que puedes tener uno o dos y combinarlos con tus diferentes vestimentas, siempre te harán ver mucho más formal aún si traes jeans. Obviamente los blazers que utilices deben ser acorde a la época (tipo de tela) y con un corte informal pero que no tenga parches, grandes bolsillos o algo muy llamativo que lo haga verse muy informal. También puedes usar suéteres, lo ideal es con cuello en “V” ya que te permite lucir la camisa y se ve más formal, lo ideal es utilizar colores neutros u oscuros que combinen con tu vestimenta.

5. En cuanto a los zapatos, lo ideal es que lleves zapatos de piel ya sean cerrados, mocasines, botines o hasta tenis (zapatillas) si son de piel, aunque depende de tu empresa si lo permiten o no el uso de tenis. Lo que seguro debes evitar son los tenis informales de tela.

Adicional a estos consejos, es importante que cuides tu aspecto personal, evita ir con el pelo despeinado o muy largo, y con la barba muy crecida. Una barba corta tiene estilo, una barba larga, estilo leñador, refleja descuido (y por supuesto el pelo nasal esta prohibido!). También cuida de tus manos, las uñas hablan mucho de tu higiene personal, así que recuerda que deben estar siempre limpias y cortas (si te las comes, ¡es buen momento para dejar de hacerlo!)

Si tienes alguna duda déjame saber y mientras tanto disfruta jugando con las combinaciones para cada día de trabajo.

¡Hasta la próxima!

Fabiola


Bella con panza


Seguramente leíste el título y dijiste, ¡de aquí soy! Por fin me van a decir la mejor forma de comer lo que se me de la gana y verme espectacular… pero bueno lamento decepcionarte, ya que me refiero a la panza de embarazo y post-embarazo.
Y es que justo ayer fui a ver al bebé de un amigo de mi novio, luego recibí fotos de la beba de una amiga de Nueva York y estoy rodeada de embarazadas … así que no fue tan difícil que me llegara la inspiración.

Primero vayamos a algo clave, el hecho de estar embarazada no es razón ni para dejarse engordar sin límite, ni para vestirse mal. Las razones para no engordar son simples ya que es recomendable cuidar tu peso por tu salud (en teoría deberías engordar un kilo por mes) y para no quedar con muchos kilos post-parto que te cuesten trabajo bajar y te depriman.

Ahora la vestimenta es algo que te sugiero que cuides para que disfrutes todas las etapas del embarazo sin sufrimiento y sin la sensación de querer “ocultar” tus curvas cuando este es el momento ideal para lucirlas.

Hay algunas cosas que te recomiendo evitar:

1. No utilices tu ropa pre-embarazo si ya no te queda. Si ya sé, suena como algo obvio, pero créanme que hay muchas mujeres que pensando que sus camisetas son de algodón y “dan de si” se meten en una camiseta (remera) de cuando no estaban embarazadas y quedan cual embutido cero sexy. Mi recomendación es que utilices tu ropa hasta el momento en que te quede cómoda y luego compra ropa especial para tu nueva situación.

Muchas mujeres no quieren gastar en ropa de embarazo porque consideran que es una situación temporal y ¿para que invertir?. Lo que olvidan es que tu cuerpo cambiará drásticamente aunque sea de forma temporal y que de todas formas tu vida sigue ya que por estar embarazada no dejas de tener compromisos en los que necesitas tener una buena imagen. Existen tiendas de embarazada que no son tan caras que te pueden sacar de apuros y a la vez proporcionarte un embarazo cómodo y totalmente fashion. Trata de comprarte prendas básicas y combinables para que tu inversión sea poca y tengas variedad.

2. Evita los cortes cuadrados. Tu cuerpo durante el embarazo cambia, es imposible ocultar tu adorable barriga, por lo tanto mejor lúcela lo más que puedas. El corte que más te favorecerá es el corte imperio (el que corta justo debajo del pecho) ya que así marcaras tu nueva silueta sin verte cuadrada o más redonda de lo que estás. Aquí te pongo dos ejemplos de Angelina Joline que si bien es alguien de estructura muy delgada, como verás con un corte cuadrado se ve mucho más grande de lo que realmente estaba.

3. No descuides tu apariencia general. Hay ocasiones en que durante el embarazo te sientes mal, y no tienes muchas ganas de hacer tu rutina de belleza, pero en general, aunque con excepciones, el malestar no te dura los nueve meses así que no descuides tu ritual de belleza poniendo como excusa tu embarazo, recuerda no estás enferma, solo estás embarazada. Cuando hablo del ritual de belleza me refiero a cubrirte las canas, hacerte los rayitos (luces o reflejos), a ponerte cremas, maquillarte y depilarte. Recuerda ¡bella en cualquier situación!

Aquí algunos looks que te pueden servir para inspiración si es que estas embarazada o estas pensando en estarlo. Esta diseñadora, Isabella Oliver,  logra a través de los pliegues en plena panza unos diseños bastante originales.

Y bueno para terminar un último consejo. Si sucedió que subiste mucho peso, y ya tuviste a tu bebé, no te dejes estar, en cuanto tengas energía, porque entiendo que los primeros meses estas agotada, regresa a tu rutina de ejercicio y alimentación, si lo necesitas has dieta y recupera tu cuerpo porque mientras más tiempo dejes pasar, más difícil será volver a entrar en tu ropa.

Disfruta a tu bebé, tu embarazo y de las opciones de moda que existen para esa época, recuerda ¡nunca hay que perder el estilo!.

¡Hasta la próxima!

Fabiola


Los hombres y su imagen


Y a petición de muchas y muchos de mis lectores, a partir de hoy voy a empezar a hablar también de asesoría para hombres. Se que muchos de ustedes consideran que la asesoría para hombres no es necesaria porque “los hombres se ponen lo primero que ven y punto”. Pero entonces déjenme preguntarles algo … ¿porque cuando van de compras la ropa la elige su novias o sus hermanas? A mi me ha pasado muchas veces el ir de ayudante con mis amigos para sus compras, desde unos simples jeans hasta algo más complicado.

Al final, si bien ustedes, caballeros, no tienen tantas áreas de cuidado como la mujer, también deben cuidar su imagen por las siguientes razones, que no los hacen tan diferentes de nosotras:

1. Constantemente están dando una primera imagen. Y creo que esto en el ámbito laboral se aplica todo el tiempo, ya que cada vez que te reúnes con un nuevo cliente, proveedor, socio, jefe, cualquier persona que no te conozca, ahí estás dejando una huella de tu personalidad y creo que tu objetivo es que se lleven la mejor impresión de tu persona, ¿o no? Hay un dicho popular que dice “Treinta segundo son suficientes para provocar una primera impresión” y yo diría que … luego tienes toda una vida para tratar de corregirla … y es que una vez que la gente se crea el imaginario de ti, si no haces un cambio radical será muy difícil que vean otra cosa. Por eso, es muy importante que tu imagen proyecte la imagen que deseas de acuerdo a tu personalidad y tu estilo de vida.

2. Diferentes vestimentas se requieren para diferentes eventos. Si bien nosotras las mujeres nos preparamos más para una boda, o para una fiesta especial, ustedes también deberían de tener el mismo cuidado para que la imagen que proyecten en cada ocasión vaya acorde. Además ustedes tienen un elemento maravilloso que nosotras no tenemos … el traje. Para mi es uno de los inventos más inteligentes ya que les facilita la vida totalmente. Si tienen un traje que les calce a la perfección, bueno un par de trajes (luego les contaré cuales) pueden adaptarlos para las diferentes ocasiones jugando solamente con la camisa y la corbata. Créanme que no existe nada igual para nosotras, ojala pudiéramos adaptar tan fácil un vestido de noche para diferentes eventos … ustedes tienen esa herramienta, así que saber usarla es ¡VITAL! ¡No hay excusas!.

3. Carecen de maquillaje. Si, por raro que les parezca este punto, es una desventaja para ustedes el no poder maquillarte para mejorar las pequeñas imperfecciones, para cambiar de look (día y noche) o simplemente para tapar esas ojeras con las que amaneciste. Entonces, ya que ustedes (en general) no se maquillan, ¿qué les queda? La respuesta es: ser limpio, tener un buen corte de pelo, un estilo definido y mucha actitud. Obviamente hay cremas y trucos que se pueden utilizar pero estoy hablando para la generalidad de ustedes que considera que “los hombres no usan cremas” (claro como si ustedes no tuvieran piel reseca, ¿serán de plástico? Je je). Y bueno, todo lo anterior se logra cuidando tu imagen para que siempre, no importando la ocasión proyectes tu personalidad y tu estilo.

Si aún estas razones no son suficientes para convencerlos de que cuidar su imagen es necesario, voy a intentar hacerlo poco a poco a través de mis publicaciones hasta que lo logre.

El día de hoy les voy a hablar de la vestimenta “comodín” que les va a ayudar a no pensar mucho a la hora de vestirse: el traje.

Lo primero que debes hacer es comprarte al menos un par de trajes, uno obscuro (azul, negro o gris obscuro) y otro más claro que puede ser gris o café (aunque a mi el café no me mata, solo en lino). Cuando vayas a elegir un traje tienes que fijarte que el corte te favorezca y te quede perfecto (sino llama al sastre), que la tela sea de calidad para que caiga en tu cuerpo correctamente y ten cuidado también con la elección del color para que resalte tu cara en vez de opacarla (aunque siempre las corbatas ayudan a mejorar este punto).

 

Un punto importante en el saco son los botones, la duda siempre está en como abotonarlos y cuando. La regla es así: si tienes un botón lo puedes abotonar siempre, si tienes dos, solo el de arriba nunca el de abajo, si tienes tres, siempre el de en medio, a veces el de arriba y nunca el de abajo. Normalmente usa el traje abotonado, cuando te sientes desabróchalo y vuelve a cerrarlo cuando te levantes. Nunca te pongas el traje del pantalón sin saco, el traje es para usarlo siempre completo, y está de más decirlo, pero siempre usa cinturón en el pantalón.

Otro detalle muy importante son los calcetines, estos deben combinar con el pantalón no con los zapatos y siempre el cinturón debe combinar con los zapatos.

Espero estos consejos te sean útiles y poco a poco te iré dando más consejos para que logres la imagen que deseas. También recuerda que si quieres que analice tu imagen y te aconseje de manera personalizada como mejorarla, puedes comprar la Asesoría de Imagen Online solo sigue el link a la derecha del blog.

Déjame saber tus opiniones.

¡Hasta la próxima!

Fabiola


Uñas maravillosas … ¿será?


La semana pasada la pase mal, ya que en mi infinito afán por ser extremadamente limpia y tener las uñas de manos y pies perfectamente cortadas y arregladas, terminé yo misma “masacrándome” una uña del pie teniendo que ir al doctor para que me diera unos 4 divertidos días con antibiótico y …¡semi-reposo de pie!.

Lo bueno de todo esto es que aprendí algo interesante del cuidado de las uñas y de lo que se puede o no se puede hacer. Según el doctor me dijo que nunca hay que cortarse las uñas de los pies a ras (yo me las dejo a súper ras siempre) y es que es muy malo ya que tu mismo provocas que se te entierren. Y bueno en mi caso fue peor el asunto ya que yo corro y con las uñas así digamos que es una tortura continua para mis pobres deditos.

Por lo tanto me quedo muy claro que si tu no ves, no alcanzas o simplemente te da flojera, mejor pagar a la especialista que te va a dejar como nueva y evitas lastimarte a ti misma.

Bueno, después de contarles mi aventura ahora vamos a hablar de barnices de uñas. Una de las cosas que odio de hacerme manicure es lo poco que dura y sobre todo si son barnices obscuros, nunca pasa más de una semana cuando se empiezan a pelar los colores.

Actualmente salió un invento maravilloso que son uñas estilo acrílico que se ponen como si fuera un barniz y te dura sin que se caiga al menos 15 días, el problema es que obviamente la uña va creciendo y tienes que de todas formas ir a hacerte un pequeño arreglo pasado ese tiempo. La ventaja es que no se quiebra, no se ralla y te queda la uña maravillosa. La desventaja es que finalmente es como ponerte una uña postiza ya que lo que te ponen es acrílico, te liman un poco la uña antes de ponértelo y solo se puede colocar y quitar en el salón de belleza (peluquería) ya que se hace con una máquina especial y unos algodones especiales para removerlo.

Anexo un video del producto se llama SHELLAC (una disculpa que solo esta en inglés):

Como verán suena no bueno … sino como un invento ¡¡¡MARAVILLOSO!!! En breve les daré novedades sobre como encontrarlo en Argentina, en México ya existe en muchos salones de belleza, en Madrid y bueno en muchas partes del mundo ya la gente lo esta utilizando. Mi única duda es si realmente a la larga no te acaba por dañar la uña ya que si bien se aplica como barniz termina siendo un acrílico muy delgadito. Si alguien de ustedes ya lo uso, cuéntenme ¿que opinan y como les fue?

¡¡ Hasta la próxima!!

Fabiola


¿Por la gente se divorcia?


La ultima semana estuve un poco ausente, pero ahora estoy de vuelta y  hoy les vamos a hablar un poco de algo que no es relacionado con la moda pero que tiene que ver mucho con nuestra realidad actual, ya saben de ves en cuando me gusta filosofar.

El otro día fui a cenar con un amigo que hacía años que no veía y me contó, entre muchas otras cosas, que se esta divorciando. La verdad no me sorprendió mucho, porque la verdad desde hace algún tiempo este tipo de noticia me llega bastante seguido. Y es aún más común cuando llevan muchos años de casados.

En base a las reacciones de muchos de mis amigos y de ver como toman decisiones respecto a sus vidas tanto amorosas como personales, he desarrollado una teoría que explica (al menos para mí) un poco la razón de porque tanto divorcio de gente de mi generación.

Para mi existen actualmente tres grupos de gente dentro de los que tenemos de 33 a 45 años, generación que se ha visto afectada por todos los cambios que han sucedido tanto en el ámbito tecnológico, social y sobre todo el moral.

En estos últimos años, pasamos de tener una moral muy parecida a la de nuestros padres, a una moral en la que se acepta todo o casi todo y nadie lo ve mal. Ya no es necesario ir a misa ni ser virgen para ser considerada una “señorita decente” y estar “apta para casarte”.
Si decidiste ser gay, hoy puedes gritarlo a los cuatro vientos y hasta escribir un libro al respecto (ya ven a Ricky Martín) y nadie te va a sensurar como se hacía en la época de nuestros padres. También ahora esta buenísimo casarte después de los 30 y no tener hijos hasta que tu, como persona, te hayas desarrollado plenamente, por eso la frase de “los 40’s son los nuevos 30’s”.
En cuanto al matrimonio, también hubo una revolución muy grande, hoy esta perfectamente bien visto si te vas a vivir con tu novio y luego te casas, es más ya nadie “se comió el pastel antes de la fiesta”, ¡eso ya no existe! Ahora es super normal tener hijos sin estar casada, nadie se cae de la silla y ya no se esconden a las pobres chavas que “metían la pata” como se dice en mi país (quedar embarazadas). También en estos años, la gente dejo de ver mal a quién salía mucho o se divertía porque TODOS lo empezaron a hacer.
Y bueno que decir de la tecnología, cuando yo nací todavía había en mi casa una TV blanco y negro, había tocadiscos, caseteras, apenas se iniciaba la videocasetera VHS, y mi papá nos compro una Apple IIe que era una computadora super moderna. De esa prehistoria, de pronto pasamos al celular, el IPOD, el Facebook, el Twitter, Internet, Laptops, etc, etc, etc …

¿A sido toda una revolución no? (yo no quiero pensar como se ha tenido que adaptar mi papá que tiene 87 años, lo que no ha visto a lo largo de su vida!)

Pero bueno, volvamos al punto en el que se basa mi teoría … ¿por qué se está divorciando tanta gente de nuestra generación? (yo tengo 39 años por cierto).

Yo divido a la gente en tres grupos:

El primer grupo es el que sigue feliz con las reglas pasadas, lo que yo le llamo “by the book”, o sea, siguen las reglas sociales tal cual se han seguido siempre. Están actualizados en cuanto a tecnología y los cambios en general pero … les cuesta tener la mente muy abierta. No entienden por que hay gays, ni porque de pronto la gente se va a vivir sola o se “arrejunta” con su novio sin casarse. Todo lo que es conservador les cuadra per-fec-to. Pero … ¿qué creen? ¡Son FELICES! No es fingida su moralidad ni su manera de ser, es 100% sincera y de verdad no me los imagino viviendo de otro modo. Ellos normalmente a estas alturas tienen hijos, se casaron jóvenes (onda 25 años) y no les pasa por la cabeza separarse, aunque les entren las dudas las cosas son así, ¡¡¡el matrimonio es uno solo!!!. En cuanto al ámbito profesiona,l muy probablemente en el matrimonio el hombre se ha desarrollado plenamente y la mujer depende económicamente de él ya que se ha dedicado a los hijos. Tienen buenos acuerdos en cuanto a los gastos ya que buscan generalmente llegar a acuerdos convenientes para ambas partes. Y en su mayoría son solventes económicamente, en general todos viven bien.

El segundo grupo es el extremo opuesto (aquí caigo yo). Para este grupo el “by the book” lo dejaron hace años, de echo … ¿cuál libro de reglas? Crecieron con eso, pero a una determinada edad lo dejaron de lado y empezaron a experimentar y a poner sus propias reglas. Los que están en este grupo, muy probablemente siguen solteros, nunca se casaron, no tuvieron hijos y ¡son muy FELICES! (si tan felices como el primer grupo). Son 100% sinceros con su manera de ser y no se agobian por “quedarse solteros”, ellos están solteros porque quieren no porque se “quedaron” como solía decirse anteriormente. Aquí ya no existen los “solterones” sino los solteros. Este grupo es gay-friendly, y no tienen problemas con la moralidad de nadie, cada quién su vida. Este grupo no esta negado al matrimonio, se quiere casar o al menos vivir en pareja, pero eso será cuando este listo y con la persona correcta, ya que lo que busca es compartir su vida. No dependen de nadie ya que han desarrollado su vida profesional plenamente y por lo tanto llevan años viviendo solos y siendo autosuficientes.

Ahora el tercer grupo es el que vive el conflicto y donde caen todos o casi todos mis amigos que se divorciaron, se están separando o tienen algún conflicto existencial al respecto. Voy a ponerlo de manera sencilla: este grupo creyó a los 25 años que pertenecía al primer grupo y a los 35 (o más grande) se dio cuenta de que lo que quiere realmente es vivir como el segundo grupo. ¡¡¡¡CHAN, CHAN!!!!
El problema generalmente es que en su mayoría tienen esposa u esposo, hijos, casa, hipotecas, coches, negocios y una maraña interminable de años de matrimonio que no es tan fácil de desarmar. Imagínense lo que es despertar un día y querer ser, por decirlo de una manera, “libre”, pero no me refiero a la libertad solo física de poder irte a donde quieras sin compromisos, sino libre de mente. De pronto se despertó en estas personas el deseo de experimentar lo que es vivir sólo (en su mayoría nunca lo hicieron ya que se casaron muy chicos), tener su propio negocio, poder manejar su dinero sin repartirlo con nadie, salir con quién se le antoje sin compromisos, sin críticas, sin responsabilidades. Les entro el gusano de experimentar, de volar y no agobiarse.

WOW! Vaya conflicto no? Y bueno lo primero que se les ocurre hacer a quienes caen en ese grupo es la obvia … ¡¡¡divorciarse!!! Hay algunos que lo logran, otros que … les sale muy caro!!! Jaja … vaya dilema no?

¿Cómo ven mis teorías? ¿Les hacen sentido? ¿En que grupo caen ustedes?

En fin, sea el grupo que sea el tuyo, yo siempre he dicho que “bendita diversidad” , gracias a Dios todos somos diferentes y mientras seamos felices … que más da lo demás! ¿No crees?

Les prometo la siguiente semana más moda y ¡menos filosofía!

¡Hasta la próxima!

Fabiola


Partly powered by CleverPlugins.com